4 abr. 2008

Caritas, caritatis...

Aparentemente la batalla del lenguaje suele darse en cuestiones supuestamente más importantes y cruciales. Del maricón al homosexual, el preembrión y la interrupción voluntaria del embarazo están a la orden del día. Que si el matrimonio no es lo que nuestros gobernantes nos quieren hacer creer. Otros se pierden en cuestiones más históricas y de nombre como los que califican Vascongadas al País Vasco.
 
Recuerdo como me llamo la atencion un camion rotulado de la siguiente manera en la Complutense: Recogida de ropa para cooperación al desarrollo.
 
Que más les dará seguir llamándolo caridad?

No hay comentarios: