18 abr. 2011

Es en la sociedad donde los hombres pelean con sus amigos; es en la soledad donde finalmente los perdonan.

G. K. Chesterton en Por qué soy católico.

25 mar. 2011

Madres he conocido yo que, con objeto de procurarse tal o cual pasatiempo mundano, dejaban a sus hijos al cuidado de criados que no podían inspirar confianza alguna.

Una Familia de Bandidos en 1793, de Juan Charruau.

21 feb. 2011

La Revolución Francesa destruyó toda la vida orgánica de los pueblos; todas las estructuras orgánicas de la vida que a través de los siglos se habían creado, fueron barridas por el vendaval de la Revolución Francesa; cayeron organizaciones regionales y municipales, corporativas y profesionales; no quedó más que el Estado omnipotente y el hombre soberano, sin medios ni arma alguna para hacer valer su soberanía.

Francisco Cambó en 1920.

15 feb. 2011

Para mí, una de las cosas más lamentables de la historia es que al renacimiento propio de la Iglesia, que produjo la catedral de Chartres, el ciclo de las leyendas artúricas, la vida de San Francisco de Asís, el arte de Giotto y La Divina Comedia de Dante, no se le permitiera desarrollar sus propias líneas, sino que fuera interrumpido y echado a perder por el aburrido Renacimiento clásico, que nos dio a Petrarca, los frescos de Rafael, la arquitectura de Palladio, la tragedia formal francesa, la catedral de San Pablo, la poesía de Pope y todo lo que se quiera, pero desde fuera y con reglas muertas, y que no brotó desde dentro a impulsos de un espíritu que lo informara.

Oscar Wilde en De Profundis.

14 feb. 2011

Cada forma aporta un bien específico a la colectividad. La monarquía garantiza
la unidad social. La aristocracia, la virtud y la competencia del gobierno. La
democracia, la libertad del pueblo, la satisfacción interior y la adhesión al
régimen.

Cardenal Herrera Oria

8 feb. 2011

Nosotros hemos tenido la oportunidad de conocer al hombre quizá mejor que
ninguna otra generación. ¿Qué es, en realidad, el hombre? Es el ser que siempre
decide lo que es. Es el ser que ha inventado las cámaras de gas, pero asimismo
es el ser que ha entrado en ellas con paso firme musitando una oración.
Viktor Frankl en El Hombre en Busca de Sentido.

4 feb. 2011

La autoridad de los gobernantes debe ser respetada y hasta debe ser amada. Los hombres deben amarla en última instancia, porque es posible que en un momento dado tengan que morir por ella. Ninguna comunidad, ningún sistema constitucional puede sobrevivir y conservar su identidad, si sus miembros no se sienten lo suficientemente identificados con él, de modo que en momentos extremos de peligro lo consideren digno de ser salvado. Los Estados dependerán de la existencia de ese ideal cuando haya una lucha a vida o muerte. Los hombres deben apreciar de Inglaterra algo más que su espíritu comercial: de Francia algo más que el espíritu práctico y cuidadoso del dinero nacional; de Estados Unidos algo más que el hecho de que sea un país monstruosamente rico, para que sea posible que un ser humano saludable y de bueno humor mate o resulte muerto por alguien, y abandone el sol y los amores de este mundo por defender semejante abstracción. Porque podría darse el caso de que la teoría más práctica fracasara en el momento más práctico.

G. K. Chesterton en Por qué soy católico.

2 feb. 2011

El peor castigo para quienes no se interesan por la política, es ser gobernados por quienes si se interesan.

Arnold J. Toynbee

25 ene. 2011

Los vandeanos, mis queridos nietos, no eran cobardes y cierto es que dieron pruebas de ello, por lo que no hay que atribuir a miedo de exponer sus vidas en los combates el odio que mostraron al decreto de la Convención.

Cuando comprendieron que no se trataba solamente de doblar la cerviz a un yugo maldito, sino que debían además dar su sangre por un régimen execrable y por leyes sacrílegas y para sostener a los perseguidores de sus sacerdotes y a los asesinos de su Rey, un prolongado grito de cólera se dilató por todo el país, y en todas partes empuñaron las armas en defensa del altar y de los hogares.

Una Familia de Bandidos en 1793, de Juan Charruau.

24 ene. 2011

... Y la Anarquía es el Judas de la Libertad,
y el Infame y pródigo Libertinaje
arrebata su oro a la Libertad
para dilapidarlo...

Oscar Wilde.

17 ene. 2011

¡Oh, resecos labios! ¡Oh, frente coronada de espinas!
¡Oh, cáliz de todas las miserias mortales!
¡Por el amor de quienes no te amamos
padeciste una agonía de interminables siglos,
y fuimos vanos e ignorantes al no saber
que acabábamos con tu corazón al apuñalar el Tuyo!

Fragmento de Humanidad, de Oscar Wilde.

14 ene. 2011

Haber dicho tal cosa no tiene importancia, pero hacerle creer a la gente que lo has dicho es todo un triunfo.

Oscar Wilde

10 ene. 2011

El católico es leal al país donde nació, de hecho suele serlo apasionadamente, entre otras cosas porque el apego a las tradiciones locales es connatural con su religiosidad, pródiga en altares y reliquias. Pero del mismo modo en que el culto a las reliquias es una consecuencia de su religión, sus lealtades locales son el resultado de la hermandad universal de todos los hombres. El católico dice: "Debemos amar a todos los hombres, desde luego, pero ¿qué es lo que todos los hombres aman? Aman su tierra, sus fronteras establecidas, la memoria de sus padres. Esto es lo que justifica el sentimiento nacional, porque es lo normal." Mientras que el patriota protestante nunca ha sido capaz de concebir otro patriotismo que el suyo.

G. K. Chesterton en Por qué soy católico.

7 ene. 2011

El verdadero honor recae en quienes se han mantenido firmes en su causa cuando ésta parecía perdida, y ningún mérito, salvo el de la más elemental inteligencia, ha de concederse a quienes se han sumado a ella cuando parecía encarnar la esperanza de la humanidad.

G. K. Chesterton en Por qué soy católico.

3 ene. 2011

La Ciudad es la comunidad en el bien para alcanzar una existencia humana más virtuosa.

Aristóteles