26 mar. 2010

La batalla lingüística: primer asalto

A la derecha le preocupa mucho algo que siempre se le ha dado especialmente mal: intentar agrupar las facciones ideológicas de la izquierda en un mismo concepto, preferiblemente negativo. A veces, no se consigue alcanzar la segunda fase y se pierde mucho tiempo explicando lo perversos que fueron el comunismo, el marxismo, el socialismo...

Ellos, en cambio, no pierden el tiempo y utlizan el lenguaje para trasladar el centro político: así un liberal es un ultraliberal, un católico un ultracatólico, un conservador un ultraconservador e, incluso e oído recientemente, un tradicionalista un utratradicionalista. No hay que explicar nada.

Quizá sea ya el momento de jugar la partida con las misma reglas: así ultrasocialdemócratas, utrasocialistas, ultraprogresistas, ultracomunistas y ultrafeministas tendrían que descafeinarse un poco...

2 comentarios:

Embajador en el Infierno dijo...

Te lo dije: uno que dice "ultratradicionalista" no es más que un "ultraliberal".

Enneas dijo...

Tenías razón, tuve que darle algunas vueltas para caer en la cuenta. Al final, su método es la adulteración del término.