29 mar. 2010

Inmigrantes en tierra de nadie

Excelente apunte sobre el problema de la inmigración en el blog El Depilador de Lenguas:

Multiculturalismo, New Age, gastronomía fusión, ropa unisex, democracia pluralista, buffets libres, paridad, igualdad, género neutro, neutralidad del Estado, imparcialidad, yoga, sexo plastificado…todo ello viene de él. Todos, ya, gracias a éste, nos hemos convertido en budistas, occidentales, pero budistas, que creemos que la nada evolucionó en nada y todo lo creó la nada a partir de la nada y estamos hechos para la nada. Por ello da igual que la nada se mezcle en la nada porque la nada no afecta a lo que es nada y el sexo no significa nada, ni fructifica en nada, porque el sexo es igual, porque en la nada no hay diferencia, y por ello, los niños in vitro nacerán de la nada.

La lucha es filosófica y debemos despertar a todos del Nirvana en el que están sumidos. La lucha es lingüística, es cultural, es religiosa…pero para nada es una lucha contra la inmigración. La inmigración no se puede integrar en la nada, y de ahí el conflicto. Una sociedad sana debería alegrarse de atraer a personas de todo el orbe y poder acogerlas, cobijarlas y convertir a su propia cultura. Pero, de la nada, nada bueno, ni malo, puede ocurrir, salvo que aquellos que no crean en la nada empiecen a percatarse de la debilidad de la nada.

Me ha recordado al cierre de la película Apocalypto: "Una civilización no se conquista desde fuera si, previamente, no se ha destruido por dentro".

No hay comentarios: