13 ene. 2010

El rey, la democracia y las formalidades

O más bien la división de poderes formal, debería haber dicho. Todo es pura formalidad: al ejecutivo se le llama así pero recuerdo cuando discutiendo sobre modelos políticos en EEUU me interrumpieron: "Sí, es algo así como si Nancy Pelosi fuera la Presidenta".

Vergonzante no es que esa sea la división de poderes que hay (o no) en España. Vergonzante es qeu todos traguen. Lo mismo he recordado con el rey. Se le pide que sancione todas las leyes, es algo así como un sancionador-ratificador automático (más barato nos saldría poner una máquina). Es lo que tenemos: un sistema político lleno de formalidades que le conceden la apariencia necesaria. Sin embargo, la responsabilidad es grande pues no hay que excavar mucho para descubrir que son todo falsedades. No hay que recurrir a teorías retorcidas. Es lo que hay.

Y para terminar, recordar que difícilmente se sustentará un modelo formal sin sustancia que lo soporte.

No hay comentarios: