8 feb. 2008

Saint-Exupéry III

Mi padre decidió el incendio. Y esa turba apegada a sus pocilgas mohosas comenzó a fermentar, reclamando en nombre de sus derechos. El derecho a la lepra en el moho..
 
-Es natural -me dijo mi padre-, porque la justicia, según ellos, consiste en perpetuar lo que es.
 
Y gritaban su derecho a la podredumbre. Pues creados por la podredumbre, pertencían a la podredumbre.
 
Extraído de su obra Ciudadela.

No hay comentarios: